::::::: DECLARACIÓN DE LA ARTISTA :::::::

Siempre he sentido una fascinación por el cuerpo humano, su perfección física y espiritual, así también su interacción con el mundo que lo rodea. Mi inspiración tiene sus raíces en los viajes y colaboraciones con individuos de diversas culturas. El vivir y estudiar en Tibet, Barcelona, China, Berlin, Amberes, Estados Unidos y México ha nutrido mi entendimiento y crecimiento al comprobar con cada colaboración que el arte profundamente enriquece nuestras vidas y nos conecta a niveles muy profundos del SER.

El viaje que comencé después de graduarme de La escuela de Arte de Chicago (The School of the Art Institute of Chicago, SAIC ) con el proyecto TELAR me llevó a descubrirme en el bosque de la sierra Zapoteca. Me siento abundante, emocionada y agradecida por la tierra , nuestra madre, nuestro hogar. Apoyo su sanación utilizando materiales orgánicos, naturales y reciclados para la creación de las piezas más actuales.

Para ofrecer y canalizar piezas que logren este compartir he cambiado mi estilo de vida y en el 2010 comencé la colaboración en una comunidad en vías de ser una ecoaldea, Ecovillananda (EVA) en Oaxaca Donde aprendí y practiqué principios de permacultura para la alimentación y la construcción del taller de arte y nuestros hogares ( baño seco, estufa lorena).

En unidad con la tierra descubro su abundancia en color, sabor y olor compartiéndolo con quienes vibran bajo esta misma frecuencia y con quienes aún se encuentran alejados de ella por estilos de vida que nos son impuestos por una cultura popular.

Busco el despertar de conciencia, tanto el mío como de quien comparte mi creación en su cuerpo,su templo. Como artista y ser humano mi fascinación ya no es solo por el cuerpo humano sino por compartir lo que ya no se ve ni se toca al contacto pero se siente y te transforma.